Cómo empacar ligeramente para un viaje invernal

Cómo empacar ligeramente para un viaje invernal

Empacar de forma ligera para ti, a estas alturas, puede parecer una ciencia. De hecho, quizás ni recuerdes la última vez que tuviste que pensar en cómo armar tu bolso. Durante los meses más cálidos es una tarea fácil, pero durante los meses de invierno empacar de forma ligera es un juego distinto. Cuando tu destino es helado, empacar de manera apropiada significará un punto de equilibrio, puesto que ir sin alguna de las capas te puede poner en serios problemas. Cuando baje el mercurio del barómetro, vas a querer estar calentito porque estás bien abrigado, no porque estás acarreando un bolso duffel gigantesco.

Sigue estos consejos para no sobreempacar en tu próxima excursion invernal.

Usa sacos de compresión

Para un viaje helado, un par de sacos de compresión pueden marcar toda la diferencia. La gran parte del equipo invernal es voluminoso (como las chaquetas o pantalones de ski), pero se puede comprimir con facilidad.

Empaca ítemes similares en sacos para mantenerte organizado, y luego comprímelos para que usen la menor cantidad de espacio posible. Si tienes objetos voluminosos no comprimibles, considera abrigarte en base a capas y llevarlo puesto, así no tendrás que usar más espacio de tu bolso.   

Lleva capas versátiles

nieve

La elección de capas es la clave para empacar ligeramente para tu viaje invernal. Cortesía foto: Marmot / Johan Selkowitz

Para un viaje invernal, vas a tener que comenzar con lo básico: calzas, por ejemplo. Estas deben ser lo suficientemente cómodas para usar bajo el resto de tus prendas, probablemente por varios días seguidos. Esto significa algo cómodo, de tela que no produzca irritación ni picor.  Las telas sintéticas pueden ser excelentes, aunque tienden a acumular olor. La lana ha evolucionado bastante desde los sweaters ásperos de antaño, y no acumula malos olores. Esta también tiene la ventaja de verse bien para usar durante un almuerzo o comida, quizás en combinación con un polerón o una bufanda. Elige colores que combinen con todo (colores neutros, particularmente el negro) para que no te tientes a ocupar tu valioso espacio en la maleta con distintas paletas de colores.

Empaca un par de accesorios entretenidos

gorro

Los accesorios pueden cambiar tu vestimenta, se pueden cambiar rápidamente y son fáciles de empacar. Cortesía foto: Adam McKibben.

Cuando estés viajando por semanas a la vez, especialmente si estarás pasando por ciudades, es fácil aburrirse de usar la misma ropa todos los días. Empaca algunos accesorios entretenidos y livianos para cambiar un poco tu tenida. Un gorro por ejemplo, utiliza muy poco espacio en tu bolso. Las bufandas y las chaquetas sin mangas se pueden combinar bien con las primeras capas. Requieren muy poco espacio adicional y pueden cambiar completamente tu look.

Considera la proporción entre el peso y cuánto abriga

featherless

Las chaquetas rellenas pueden ser comprimidas a un tamaño ínfimo. Cortesía foto: Ryan Cleary

Cuando estés evaluando las opciones acerca de lo que vas a llevarte de viaje, elige telas que  de buena proporción abrigo-peso. En otras palabras, elige prendas abrigadas que sin que sean demasiado voluminosas o pesadas. Los materiales como la pluma, el polar, y la lana Merino tienen una excelente proporción abrigo-peso: tienden a ser muy livianos, lo suficientemente comprimibles, y son excelentes aislantes. Si vas a algún lugar donde probablemente esté húmedo, la pluma no es la mejor opción (pierde aislación al mojarse), por lo que una chaqueta sintética es algo a considerar para aquellos destinos.

Quédate con las botas

Es tentador llevar unos cuantos pares de zapatos para las distintas actividades, pero la mayoría del tiempo las botas serán tus mejores amigas. No solo son más calentitas, unas botas de buena calidad también tienen excelente tracción y van a prevenir que te resbales en la nieve y el hielo.

Considera un par de botas que te gusten por cómo se ven (muchas marcas han perfeccionado las terminaciones de sus botas )  y que sean fáciles de poner y sacar. Si vas a pasar bastante tiempo adentro para necesitar un par de zapatillas, llevate algo liviano y versátil, como las que se usan para trail running. Si no, unas botas de pluma liviana te serán de gran utilidad.

Averigua qué se puede arrendar

ski

No te preocupes de viajar con todo tu equipo, es probable que puedas arrendar lo que necesites en tu destino. Cortesía foto: Marmot/ Jonathan Selkowitz

Cuando tengas múltiples actividades planificadas, el espacio para empacar desaparece rápidamente, y todos sabemos que el equipo outdoor puede ser difícil de empacar para llevar en el avión. Afortunadamente, existen varios destinos invernales que ofrecen servicios de arriendo de equipo por lo que deberás saber qué equipo vas a poder arrendar cuando llegues al campamento base de tu aventura.

Por supuesto, si estarás tomando las mejores vueltas de tu vida, te van a dar ganas de llevar tus esquís favoritos, pero considera que muchos de los centros de ski ofrecen esquís demo de altísima calidad a precios similares que los modelos estándar. También en muchos centros de esquí arriendan raquetas de nieve y hasta bicicletas de nieve, por lo que podrás ahorrar espacio en tu bolso y no tendrás que acarrear tus esquíes por el aeropuerto.

Básicamente, tu mantra invernal debería ser un “¿Realmente necesito esto?”. Un kit de primeros auxilios, bálsamo labial y crema tienen que ir con un puesto asegurado. Estos últimos dos ítemes son un lujo en climas helados, y no vas a querer estar sin ellos. Cuando el clima se pone más gélido, especialmente si vas a pasar gran parte de tu viaje al aire libre, es fácil pensar en planes de contingencia y empacar más de lo necesario.

Escrito originalmente por Roots Rated para Marmot.




No hay etiquetas