Bitácora RandoCamp Laguna del Maule

Bitácora RandoCamp Laguna del Maule

Por: José Tomás Labrín

Durante la tercera versión del Marmot RandoCamp quisimos darle un cambio radical el encuentro. Llevábamos dos años realizándolo en el Cajón del Maipo, en el Valle del Arenas, pero para esta edición buscamos un punto más cercano a los esquiadores del sur. Después de revisar mapas, condiciones de nieve y contacto con otras zonas, la Laguna del Maule fue el nuevo destino para recibir a los 10 ganadores del concurso por un pase al RandoCamp.

Día 1

El viernes comenzamos el viaje desde Santiago a las 7:00am cargados con domos, carpas, premios, comidas, ¡y con todas las ganas de esquiar! Los participantes por su parte tenían que llegar a las 14:00 a la Aduana del paso fronterizo, y participaron personas que viajaron desde Santiago, Chillan, Pucón y también Osorno. 

Llegamos a las 12:30 y gracias a la ayuda de Luis Torres (alcalde de mar) pudimos portear todo el equipo. A la 13:30 ya teníamos nuestro campamento listo para recibir a los participantes. Constaba de un domo Marmot Lair de comedor, un domo para dormir, 2 Carpas Thor 2p y 1 Carpa Hammer 2p.

A medida que llegaban los participantes, las ganas de esquiar iban creciendo, ya que las condiciones estaban espectaculares: nieve polvo, y también muy poco viento y sol. Ordenamos el equipo y realizamos una pequeña “randoneada” con los 6 primeros participantes que llegaron.  Luego de abrir huella por nieve polvo durante una hora aproximadamente, llegamos todos felices a la primera cumbre de RandoCamp, alucinandos con el increíble paisaje y colores que ofrecía la laguna y ansiosos de esquiar por primera vez en este lugar.

Con una sonrisa gigante después de esquiar, llegamos de vuelta al campamento, al igual que los últimos participantes, ¡y así dimos el inicio oficial al RandoCamp!


puesta de sol

© Mat Pinto Pooley.

Dia 2

La alarma sonó a las 7:45am y luego de una noche muy fría, todos comenzamos a salir de nuestros sacos y nos dirigimos al domo comedor para desayunar y compartir las primeras impresiones del lugar. A las 9:00am ya estábamos todos equipados con las nuevas mochilas Eiger42 de Marmot que se ganaron los concursantes y listos para esquiar.

Comenzamos el día con una charla a cargo de Rosario Toro (Atleta Marmot Chile) y Luis Toro (ambos instructores de Cordillera Blanca) donde tocaron puntos importantísimos antes de una salida de ski backcountry. Primero nos contaron los pasos a seguir ante una posible avalancha y de qué manera debemos reaccionar, todo esto indicado en una tarjeta de “Búsqueda y Rescate en Avalancha” que se le regaló a cada participante. Luego chequeamos que todos tuviesen su arva, pala, sonda y casco, y verificamos que todos tuviesen el conocimiento de su correcta utilización en caso de búsqueda de víctimas, realizando diferentes ejercicios prácticos.


randocamp

© José Tomás Labrín.


Además, nos enseñaron diferentes técnicas para poder ascender randoneando como el “Paso María” en diferentes pendientes, como limpiar las pieles sin quitarlas de los skis, pero en general cómo movernos de la manera más segura y eficiente en la montaña. Al terminar, Rosario Toro tomo la punta de la fila y abrió una huella en nieve polvo durante 2:30 hrs aprox y hasta la primera cumbre, pero esta vez con el grupo completo.

La felicidad en la cumbre fue enorme, ya que el Cerro GS tenía pendientes de hasta 38° grados de inclinación en la parte alta, por lo que hubo momentos técnicos y pasadas que complicaron a más de alguno, pero que finalmente con la ayuda de los instructores, todos lograron pasar con éxito. Arriba estuvimos cerca de 30 min aprox con excelentes condiciones climáticas, donde todos aprovecharon de comer, hidratarse y tomar unos buenos mates de El Buen Pastor, que teníamos de regalo para todos los participantes.

laguna

© Mat Pinto Pooley


Una vez arriba, me tocó realizar una charla técnica de esquí, revisando la posición base del esquiador, cómo afrontar diferentes pendientes y cómo esquiar fuera de pista de manera controlada. Luego llegó el momento más esperado: poder esquiar nieve polvo en una bajada de 600mts de desnivel con excelentes condiciones. Una vez que todos llegaron abajo con gran euforia y felicidad por la tremenda bajada, la motivación era tan alta que decidimos hacer un “mini” cambio de planes y realizar un segundo ascenso a otra ladera, ya que aún estábamos en buen horario para realizarlo. 


mestra

Rosario Toro repartiendo cervezas bien heladas. © José Tomás Labrín

Ya con el cansancio de haber subido dos cerros en un día y haber esquiado increíbles líneas con vistas a la Laguna, dimos paso a uno de los mejores momentos, la mítica hamburguesada y compartir unas muy buenas Cervezas MESTRA que nos regalaron en sus 3 diferentes sabores: Lager, Ambar y Scotch Ale. Cada uno compartió sus diferentes anécdotas y cómo vivieron su 2do día del Rando Camp.


cumbre

© Mat Pinto Pooley

Día 3

Esta noche dormimos un poco menos, ya que el fuerte viento se dejó sentir durante toda la noche, pero a las 8:00am ya estábamos todos preparando nuestros desayunos y raciones de marcha para comenzar una nueva jornada del Rando Camp.

A las 9:30 comenzamos la pateada en búsqueda de subir nuestro 4to cerro y el más lejano. Esta vez Luis Toro fue quien abrió la huella y todo el grupo le siguió paso a paso. El cansancio ya se hacía notar en las piernas y algunos la falta de sueño también, pero salió nuevamente el sol y las ganas de lograr otra cumbre fue mayor al cansancio y nos dio a todos la fuerza para continuar y lograr nuestra 4ta cumbre en la Laguna del Maule.

Aquí el viento fue un poco más fuerte, por que lo estuvimos menos tiempos arriba, pero dio tiempo para comer algo, cebar los últimos mates El Buen Pastor y sacar las ultimas fotos desde lo alto de la cordillera del Maule con una vista realmente impresionante…¡estaba todo nevado!


subiendo

Los primeros 150mts los fuimos bajando de a uno, ya que la nieve estaba un poco “venteada”. Pero luego de eso vino el momento peak del evento. El drone se elevó, los instructores revisaron las condiciones y todos se ordenaron en grupos de cuatro personas con una pequeña separación y nos tiramos todos al mismo tiempo una ladera enorme de 500mts de nieve polvo sin parar hasta abajo.

instructores

Los instructores José Tomás Labrín, Rosario Toro y Luis Toro. 

Fue realmente un momento increíble, 13 personas disfrutando y sintiendo prácticamente lo mismo: una fascinación por la nieve, la montaña y la naturaleza. El cansancio y esfuerzo para lograr llegar a la cumbre ya había quedado atrás y ahora era solo un momento de felicidad grupal.

Volvimos aproximadamente a las 12:30 al campamento, con una tremenda sensación de satisfacción al ordenar el equipo, dejar limpio el lugar y guardar todo campamento. Pero por sobre todo, por haber concluido este evento entregando una enorme experiencia única a cada uno de los participantes, y feliz de que todos terminamos sin lesiones ni accidentes. 


¡Nos vemos el próximo año! 


el buen pastor

Disfrutando de mates El Buen Pastor. © Mat Pinto Pooley


ski

Luis Toro en el último descenso. © Mat Pinto Pooley





* Foto de portada © Mat Pinto Pooley



No hay etiquetas